La AHRCC, preocupada frente a un posible toque de queda

Cámaras

Ariel Amoroso, presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés de la ciudad de Buenos Aires (AHRCC) confirmó que la eventual disposición de un toque de queda nocturno tendrá un fuerte impacto económico en la gastronomía porteña. “Por ejemplo, si comienza a las 23 horas ya los establecimientos pierden el segundo turno de la cena, porque habrá que empezar a cerrar a las 22”, expresó en declaraciones al programa “Pasaron Cosas”, de Radio con Vos.

La medida está siendo evaluada por las autoridades nacionales y locales frente al aumento de la curva de contagios del COVID-19. Sin embargo, Amoroso indicó que los establecimientos gastronómicos vienen cumpliendo con un protocolo estricto: se trabaja con un 30% de aforo, barbijos y todas las medidas de distanciamiento social correspondientes. “Nos parece que el problema tuvo más que ver con los encuentros clandestinos, el amontonamiento de personas en las calles durante los días previos a las Fiestas”, sostuvo el empresario.

Por otro lado, los bares, restaurantes y cafés enfrentan otras problemáticas: en diciembre venció la ayuda que el gobierno nacional les daba a través de los programas ATP y en febrero termina el plazo de eximición del pago de Ingresos Brutos concedida por el gobierno de la ciudad. Todo esto, en medio de la temporada baja que representan los meses de enero y febrero.

Ante este panorama, Amoroso expresó el temor de que el toque de queda implique nuevos cierres de establecimientos. “El sector gastronómico es uno de los que más sufrió junto al hotelero, que está incluso peor que nosotros. Empleamos a 60.000 personas en la ciudad. En nuestros locales, más del 80% de los trabajadores está desde hace muchos años. Somos un equipo, una familia. Cerrar un bar o un restaurante es muy duro porque estás dejando una parte de tu vida ahí adentro”, explicó.