“Es mejor que la gente esté en mesas al aire libre que todos juntos dentro de un departamento”

Cámaras

De cara a los próximos anuncios sobre las características del aislamiento, los gastronómicos de la ciudad de Buenos Aires reclamaron que los dejen trabajar con mesas en la calle, para “ordenar” así las salidas de la población. Así lo pidió Gabriela Akrabian, vicepresidenta de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC) en declaraciones a radio La Red.

“De este modo, acompañaríamos lo que está pidiendo la gente, que es salir más a la calle”, destacó la dirigente empresaria. “Tras cinco meses de aislamiento, las personas necesitan esparcirse, además de que nosotros necesitamos ponernos en marcha. Hay personas que violan la cuarentena para reunirse en departamentos. Es mejor que nos habiliten a trabajar en las veredas, con todos los protocolos acordados, y garantizando las medidas de higiene y distanciamiento social”, agregó.

Se espera que, en breve, el presidente Alberto Fernández y el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta anuncien las características de la próxima etapa del aislamiento preventivo y obligatorio, que durará hasta el 30 de agosto. Mientras tanto, los gastronómicos aguardan decisiones. “A esta altura, un 20% de los pequeños restaurantes y bares de la ciudad ya cerraron. La hotelería está incluso peor porque no hay un horizonte a futuro. En el mundo, vemos que donde se levantó la cuarentena la reactivación turística es nula”, explicó Akrabian.

Los hoteles ya venían de dos años malos antes de la crisis de la pandemia. De hecho, según datos de la AHRCC, la ocupación hotelera de la ciudad de Buenos Aires correspondiente a enero y febrero fue un 25% menor que la de 2019, que ya había sido baja para los parámetros habituales.

En este contexto, las empresas encuentran muy difícil la supervivencia. El gobierno nacional les garantizó el programa ATP de pagos de sueldo hasta diciembre y el de la ciudad les condonó el pago de ABL de los meses de junio y julio, pero los empresarios aseguran que, sin más ayuda, muchos establecimientos corren el riesgo de cerrar para siempre.