“Puedo sentir la contención y el apoyo diario de mis docentes del ISEHG”.

Hotelería

Un test vocacional le indicó su camino profesional en el turismo. Persiguiendo este sueño se mudó a Buenos Aires desde su Caleta Olivia natal, en la provincia de Santa Cruz. Pero la cuarentena la sorprendió de vacaciones en su casa natal, muy lejos del Instituto Superior de Enseñanza Hotelero Gastronómico (ISEHG), donde cursa la Tecnicatura Superior en Gestión Hotelera. Así y todo, Laila Márquez está contenta: el pase de las clases a la modalidad virtual le salvó el año.

“Desde la provincia de Santa Cruz puedo sentir la contención y el apoyo diario de todos mis docentes del instituto”, cuenta esta chica de 20 años, que dice haberse habituado muy rápido al ritmo de la gran ciudad. “Si bien tenía una buena práctica y experiencia en los sistemas remotos de educación, fue fundamental para no desengancharme de los estudios un sistema muy bien organizado como brinda el instituto. Me dio la seguridad necesaria para continuar y sin duda es un diferencial que tiene el ISEHG”, agrega.

Hija de comerciantes, con una madre peluquera, Laila se apasionó con la hotelería y el turismo. Luego de unos meses de recién llegada a Buenos Aires, mientras estudiaba en una escuela de hotelería, algunos de los docentes le recomendaron el ISEHG y allí arrancó. “Encontré muy buenas instalaciones para capacitarme en las prácticas y docentes con mucha experiencia, no sólo en la enseñanza sino fundamentalmente en puntos clave del negocio hotelero”, explica.

Criada en lengua portugesa, considera esto como una ventaja a la hora de incursionar en el negocio de la hospitalidad. “Primero en todo lo que tiene que ver con el Front Desk, luego en recursos humanos y finalmente en la administración de establecimientos hoteleros”, dice.

Mientras avanza en sus estudios de forma on line, espera regresar a Buenos Aires. “Mi sueño es recibirme en el ISEHG y adquirir mucha práctica en los hoteles de allá. Más adelante quiero regresar a mi ciudad y poder desenvolverme con todo mi potencial aprendido, en beneficio de una zona tan hermosa y tan poco explotada para el turismo como es gran parte de la Patagonia Argentina”, concluye.