Por disposición del ENRE, bajan costos energéticos de comercios afectados por el COVID-19

Actualidad

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) dispuso nuevos parámetros para resguardar a usuarios comerciales que “podrán solicitar la suspensión o renuncia de la potencia contratada” mientras dure el aislamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus.

La medida llegó tras los reclamos y gestiones de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés de la ciudad de Buenos Aires (AHRCC) y tiene un impacto directo en la reducción de los costos energéticos de industrias y comercios afectados por el COVID-19.

Se trata de la resolución N° 35/2020, que incluye a “aquellos usuarios y usuarias de las categorías T2, T3 y peaje que hayan sufrido una caída del 50% o más en su demanda de energía”. Por otro lado, el organismo nacional estableció que “las deudas que se generen durante la suspensión serán abonadas mediante planes de pago en base a pautas establecidas oportunamente por el Ente”.

La novedad representa un cierto alivio para los establecimientos gastronómicos y hoteleros de Buenos Aires, cuyos costos fijos incluían el pago de una “potencia programada” establecida con anterioridad a la epidemia. Tras la caída abrupta de su actividad –en muchos casos, a cero- la AHRCC venía reclamando al ENRE para que Edenor y Edesur contemplaran la nueva situación de sus asociados, en su mayoría pequeñas y medianas empresas.