FEHGRA denunció una “crisis terminal” del sector hotelero y gastronómico

Cámaras

La Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA) pidió urgentes medidas al Gobierno nacional, frente a lo que considera como una “crisis terminal” para el sector, producto de la pandemia del COVID-19.

“Apelamos al Señor Presidente de la Nación para evitar el cierre de miles de hoteles, restaurantes y bares que no podrán superar esta crisis”, expresó Graciela Fresno, presidenta de la entidad que nuclea a miles de empresarios en todo el país.

“Somos un sector que nunca recibió subsidios y que se encuentra sin actividad desde los primeros días de marzo. Un total de 50.000 empresas hoteleras y gastronómicas se enfrentan a la imposibilidad  del pago de salarios y servicios, y sabemos que muchas de ellas no podrán sobrevivir a esta crisis, lo que provocará el cierre de miles de PyMEs del sector, con la consecuente desaparición de fuentes de empleo para los argentinos”, agregó.

Según cálculos de la entidad, la pérdida de facturación proyectada para este año es de 28.500 millones de dólares, con una caída de más del 45% en la actividad. “Solicitamos que se instrumenten medidas profundas que realmente garanticen la supervivencia del tejido empresarial y aceleren la recuperación del sector”, insistió Fresno.

“La mayoría de los establecimientos hoteleros y gastronómicos que integran FEHGRA dependen en gran parte del turismo interno y de los 7.000.000 de turistas internacionales, que no se recuperarán  en mucho tiempo, por lo que la mejora de la actividad de nuestro sector, a diferencia de otros, no se verá durante este año. El Gobierno debe apoyar ahora a los hoteleros, a todos los empresarios gastronómicos, y por supuesto a los 500.000 trabajadores para que podamos superar esta etapa, manteniendo vivas las empresas hasta que esta crisis sea finalmente superada”, concluyó la dirigente empresarial.

Algunas de las medidas que demanda el sector hotelero y gastronómico son:

-El acceso a créditos a tasa cero, que permita hacer frente a compromisos de pago y contar con un sistema de asistencia especial para el pago de salarios (hasta ahora se ofrecen créditos con una tasa promedio de 24%).

-Eximición del pago del impuesto a los débitos y créditos bancarios, y contar con la prórroga de vencimientos del pago de impuestos y servicios públicos.

-Ampliación de la moratoria impositiva que incluya las deudas generadas durante este periodo de crisis.