Ariel Amoroso: “Jamás pedimos nada al gobierno, pero esta situación nunca nos pasó”

Cámaras Sin categoría

Con una caída del 100% y del 80% respectivamente, los hoteles y restaurantes de la ciudad de Buenos Aires tendrán problemas para pagar los sueldos de su personal, según indicó el presidente de la AHRCC, Ariel Amoroso. El dirigente empresarial hizo estas declaraciones en el marco de una entrevista con el periodista Diego Schurman por Radio Continental.

Amoroso aseguró que se trata de un problema grave para el sector, que no quiere despedir empleados. “Son nuestro capital de trabajo, una parte imprescindible del servicio que ofrecemos. También son nuestra segunda familia. Trabajamos con ellos todos los días”, contó.

La situación es acuciante para la actividad hotelera, que no sólo vio caer sus reservas ya hechas con las primeras medidas sino que ahora no tiene actividad y ve un futuro complicado. Por su parte, algunos restaurantes siguen trabajando con la modalidad delivery, pero eso no alcanza a compensar la abrupta caída de ventas.

El titular de la AHRCC confirmó que mantuvo reuniones con el ministro de Turismo y Deporte Matías Lammens, junto a otros empresarios de la actividad. Entre las medidas que pidieron se encuentran la puesta en marcha de programas REPRO y créditos a tasas subsidiadas –idealmente a tasa cero- para poder sostener al personal. “Sería con los bancos con los que ya trabajamos, para que quede claro que ese dinero va a nuestros trabajadores”, aclaró.

Respecto del día después de la pandemia, Amoroso evaluó las distintas perspectivas para su sector. “En la gastronomía va a ser un poco más sencillo porque, aunque haya caído el turismo, vamos a poder trabajar con nuestros clientes locales. Va a ser un tanto más difícil para la hotelería porque vamos a tener que esperar turistas de afuera y hasta que no se pase el pánico también en el resto del mundo va a ser complicado levantar la actividad”, señaló.

En medio de la crisis, el empresario destacó las características de su sector: “Estamos muy acostumbrados a luchar. Somos una industria que jamás pidió nada al gobierno. La mayoría de nosotros descendemos de inmigrantes, en general de Italia o de España, que empezaron sus negocios de a poco. No tenemos ningún tipo de subvención ni la pedimos. Ahora bien esto no nos pasó jamás. Tener ventas de cero nunca nos ocurrió”, dijo.

Con 240.000 empleados en todo el país y alrededor de 60.000 en Capital Federal, la hotelería y la gastronomía son actividades mano de obra intensiva. “Veníamos de unos años malos. Este último tiempo venía mejorando pero estamos con el personal muy junto. Incluso pensábamos tomar gente si, como suponíamos, levantaba la demanda en marzo, abril y mayo”. La realidad cambió de golpe con la pandemia y los gastronómicos y hoteleros piden comprensión por parte del gobierno para poder superar el desafío.