La Cámara de Comercio pide préstamos a tasa cero para cuidar el empleo

Actualidad Economía

El Secretario de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) Natalio Mario Grinman, reafirmó que para la Entidad lo prioritario es proteger la vida y la salud de la población y recordó el compromiso de la entidad para acompañar las medidas adoptadas por las autoridades nacionales en pos de mitigar la propagación de la enfermedad. “El Gobierno esta actuando de manera excelente, es el país de Latinoamérica y  quizás del continente que más ha avanzado en este sentido, adelantándose a la problemática”, sostuvo.

A continuación, manifestó que también urge atender la situación de las empresas, duramente golpeadas por las medidas de contención del virus, en un contexto de dificultades económicas existentes desde hace años. Mencionó que, si bien hay actividades comerciales que están habilitadas a operar, como ser los supermercados y farmacias, una fracción mayoritaria de la actividad mercantil se encuentra inactiva, en cumplimiento de las restricciones vigentes.

Mario Grinman, secretorio de la Cámara Argentina de Comercio.

El Secretario de la CAC sostuvo que la actividad de Comercio y Servicios que se encuentra paralizada, ocupa a casi 3 millones de empleados registrados. “En seis días estos empleados tienen que cobrar los sueldos”, afirmó, y abogó por la implementación de medidas extraordinarias que eviten la destrucción de puestos de trabajo. “Una empresa que no trabaja, en 30 días quiebra” señaló. Informó también que la CAC realizó múltiples gestiones ante las autoridades, y que estas se vieron reflejadas en recientes anuncios gubernamentales de medidas de alivio, pero consideró que se requieren acciones suplementarias.

Grinman abogó por la habilitación de préstamos a tasa cero para las empresas, a fin de evitar el corte de la cadena de pagos y cuidar el empleo. Para ello, sostuvo que puede tener que recurrirse a una mayor emisión monetaria y que quizás esto haga que “el proyecto de bajar la inflación se tenga que postergar por un tiempo”.

Y agregó: “Los empresarios argentinos estamos acostumbrados, lamentablemente, a trabajar con alta inflación, pero no podemos trabajar con los comercios cerrados”. Valoró la asistencia dada por el Gobierno a los sectores vulnerables, pero consideró que también se requiere de un apoyo generalizado a la actividad productiva. “Si el sector privado se empieza a fundir no va a haber de dónde sacar recursos”, afirmó.